Ñak’aq

(pronunciado "ña-kaj", también escrito "Ñakaj" en español)

Ñak’aq, tambien conocido como "Kharisiri", "Khari Khari", "Lik’chiri" o "Pishtaqu", es una aberración genética creada por la ciencia arcaica del dios-serpiente Amaru Wiraqucha.

Ñak’aq es un supay sumamente tímido y nervioso, que es incapaz de enfrentar a sus enemigos cara a cara. Cualquier luz o sonido fuerte puede espantarlo fácilmente.

Ñak’aq se mueve rápidamente, escondiéndose en agujeros, grietas y sombras, acercándose a sus víctimas sigilosamente, generalmente mientras estas duermen, para clavarlas con su apéndice ventral y absorber su grasa y energía vital. Cuando sus víctimas reaccionan al dolor, éstas ven frente a ellas el horroroso rostro de Ñak’aq, y sus hipnóticos ojos, los cuales les impiden moverse o gritar … solo presenciar en horror como la vida se escapa de su cuerpo lentamente.

Una vez que Ñak’aq se ha alimentado, ocurre un cambio físico y psicológico en él. Su cuerpo, antes débil y delgado, se vuelve fuerte y robusto gracias las grasas y energías vitales de sus víctimas. Y su carácter, antes tímido y cobarde, se vuelve confidente y agresivo. Cuando se encuentra en este estado, Ñak’aq disfruta de buscar nuevas víctimas a las cuales enfrenta cara a cara para degollarlas lentamente con sus largas garras. Generalmente, Ñak’aq pierde la grasa y energía absorbida en el transcurso de un día  y vuelve a su estado débil y tímido.

Se dice que al dormir uno debe asegurarse de cerrar bien todas las puertas y ventanas, o sino uno deberá arriesgar que al despertase, la última cosa que uno vea, sea a Ñak’aq consumiendo sus entrañas …

GENES ALTERADOS

Los genes alterados de Ñak’aq le dan una apariencia monstruosa y un cuerpo deforme con excesos de piel que cuelgan de su delgado cuerpo.

Ñak’aq solamente tiene una boca vestigial en su cara. Su verdadera boca es su apéndice ventral, el cual puede extenderse fuera de su cuerpo para clavarse en el vientre de sus víctimas y absorber su grasa y energía vital.

Al absorber la grasa, Ñak’aq revitaliza su cuerpo y obtiene fuerza casi sobrehumana. Si su víctima posee algún poder especial conectado a la energía vital de su cuerpo, este poder es temporalmente absorbido por Ñak’aq.

Ñak’aq tiene largas y filudas garras con las cuales puede degollar a sus víctimas.

Ñak’aq también posee ojos hipnóticos capaces de paralizar y adormecer a sus víctimas, facilitando la extracción de la grasa de sus cuerpos.

Especificaciones de Ñak’aq™ para el juego INKAS: La Leyenda™.

ROL

El Chamán

Guerrero a cargo de conservar la sabiduría milenaria de sus ancestros, preservar la salud espiritual del ayllu y realizar conjuros.
Chamanes tienen los siguientes poderes:

• Poder Básico: Parálisis
• Poder Energizado: Evocación

PODERES

Hipnosis Horrenda (Parálisis)

Ñak’aq puede absorber la grasa vital de sus enemigos paraliándolos.

Apéndice Ventral (Evocación)

Ñak’aq puede utilizar las energías absorbidas de enemigos muertos para revivir sus habilidades.

Pers Perú
Miraflores, Lima, Perú
info@pers.com

Sobre Nosotros
Política de Privacidad

 

Pers USA
Santa Clara, California, USA
info@pers.com

About Us
Privacy Policy